La leche de continuación es el siguiente paso a la leche de iniciación se puede dar a partir de los 6 meses de edad del bebé, aunque muchas veces se retrasa hasta pasado el primer año de vida.
Esta leche es un paso intermedio necesario antes de pasar a la leche de vaca, ya que ésta tiene un contenido en minerales y vitaminas inferior al que necesitan los bebés y además su concentración en grasas saturadas es demasiada elevada para que pueda ser aceptada por el organismo de un bebé con menos de 12 meses.

Mostrando el único resultado

Mostrar barra lateral